En este primer video para mi nuevo blog voy a contarte como el anclaje, una técnica de PNL muy conocida y aplicada en el mundo del Coaching y del deporte, puede ayudarte a que tus vacaciones duren más tiempo y a que no se acaben cuando regreses a tu día a día y sobretodo al trabajo.

Desde mi experiencia profesional, como coach y entrenadora de PNL y Coaching, es una herramienta que uso muy a menudo y me sorprende que no la usemos más veces con lo fácil que es. También es verdad que a no todo el mundo le funciona igual. Por eso, ahora te voy a contar los pasos básicos para que el anclaje te funcione.

Pasos básicos para que el anclaje te funcione

¿Qué es un anclaje?

Lo primero que quiero contarte es qué es un anclaje. Es algo que hacemos todos de forma natural.

Un anclaje es un estímulo que está asociado a una experiencia mayor.

Por ejemplo, esa canción que cuando la escuchas te traslada a algún momento increíble de tu vida o ese aroma que te traslada a aquella infancia en casa de la abuelita.

Es decir, que nosotros nos anclamos naturalmente. Lo que hace la Programación Neurolingüística y, por extensión, el Coaching, que lo usa muchísimo, es utilizar esta herramienta para que decidamos a qué tipo de estados emocionales queremos anclarnos o asociarnos. Y esto lo hace introduciendo un estímulo en esa experiencia para que luego lo podamos detonar y podamos sentirnos de esa manera.

¿Cómo funciona?

Ingredientes:

  1. ESTADO que me gustaría conseguir. Por ejemplo, tranquilidad.
  2. EXPERENCIA en la que me he sentido así. Por ejemplo, voy a pensar en aquella playita en la que estuve muy tranquila.
  3. ESTÍMULO que voy a escoger para asociarlo a esa experiencia. Por ejemplo, un gesto de cualquier tipo, cada persona lo hace a su manera. También podrías decirte una palabra o ponerte una canción pero yo soy muy partidaria de que hagamos un gesto porque es una cosa que de forma muy natural luego vas a poder usar.

Por tanto, tienes las 3 cosas: el estado que quieres anclar de tranquilidad, la experiencia en la que te sentías muy tranquilo o muy tranquila, que es la playa, en los ejemplos que estoy poniendo, y luego el estímulo.

Técnica:

Ahora ya se trata de hacer simplemente un viaje, con los ojos cerrados, y trasladarte a esa playa.

Y cuando sientas que ese estado de tranquilidad va subiendo y va alcanzando su máxima intensidad, haz ese gesto que has decidido previamente. De tal manera, que tu cerebro lo que va a hacer es grabar en ese recuerdo, en ese archivo que ya tenía, ese nuevo estímulo. Para que después, en cualquier momento que quieras volver a disfrutar de esa tranquilidad, puedas hacer el gesto o decirte la palabra, ese estímulo que has grabado, y vuelvas a sentir esa tranquilidad.

Cómo aplicar el anclaje de PNL en tus vacaciones

Hasta aquí lo que es un anclaje y cómo funciona explicado brevemente. Pero hoy voy a aportarte algo nuevo. Algo que aconsejo mucho a mis clientes y que ha nacido de cómo lo he estado usando.

Yo me he dado cuenta de que el cerebro va grabando continuamente nuestra experiencia. Entonces en las vacaciones espero que tengas muchos momentos increíblemente maravillosos y que no sólo sean de tranquilidad, sino estados poderosos de seguridad, de confianza, de felicidad, de alegría, de aventura… Un abanico de estados poderosos para ti que puedes anclar. ¿Cómo?

Primero

Lo primero que tendrás que tener, antes de irte o mientras estás de vacacaciones, es el estímulo que vas a usar. En el video pongo de ejemplo un gesto en concreto porque es más visible pero puede ser cualquier otro. También puedes escoger una palabra o una canción. Decide el estímulo que vas a asociar a tus fantásticas vacaciones.

Segundo

Luego espero que tengas unas vacaciones de plena consciencia. Pon el foco y todos tus sentidos en sentirte bien y en darte cuenta, que eso es la consciencia, de lo bien que estás a cada momento.

Tercero

Entonces, cuando estés viviendo un momento mágico, dentro de la magia generalizada de las vacaciones, puedas hacer conscientemente el gesto. Así, tu mente va a ir grabando esos momentos incluyendo un estímulo que tú estás conscientemente incorporando a esa experiencia. De tal manera que cuando regreses y vuelva la rutina, puedas “disparar” o hacer de nuevo el gesto para que esas vacaciones vuelvan a ti.

Repetir el ancla

Cuantas más veces hagas el gesto durante las vacaciones, más poderoso va a ser el anclaje. Mis clientes favoritos son los deportistas porque son muy disciplinados. Si a un deportista le digo que tiene que repetir el ancla, lo va a hacer muchas veces. Por eso, espero que seas muy deportista en el deporte de aplicar el estímulo porque cuanto más lo hagas, más rico va a ser. Así cuando vuelvas y se hayan acabado las vacaciones, podrás disfrutar de sentirte bien. Porque trabajar y vivir tu vida sin estar en vacaciones también está bien, sobretodo si dispones de esos estados que te hacen sentir como si estuvieras de vacaciones.

¡Buenas vacaciones!

Espero que te haya gustado y me haya explicado. Si te ha gustado, puedes suscribirte a mi blog, donde te regalo contenido exclusivo y te envío los nuevos posts y novedades. O puedes suscribirte a mi canal de Youtube, donde iré subiendo más videos. ¿Te ha quedado claro? ¿Vas a anclar tus vacaciones de este año? Cuéntamelo en los comentarios de Youtube.

Hasta finales de julio voy a estar trabajando mucho pero luego me voy a ir de vacaciones, como tú, y no contesto nada en vacaciones así que si te contesto en septiembre, no te extrañe, ¿de acuerdo? Disfruta mucho, sé plenamente consciente de los momentos mágicos que vas a estar viviendo y ánclalos y luego haz que esas vacaciones duren mucho tiempo en ti. ¡Hasta pronto!